Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: Murielle Aufranc

 
 
 
 

Las emisiones de la Central Térmica de Carboneras

La Central térmica de Carboneras está a escasos 500 metros del núcleo urbano del municipio, que cuenta con más de 7.000 habitantes, limitando por tierra con el Parque Natural Cabo de Gata-Nijar y por mar con la Reserva Marina de Pesca “Punta de la Media Naranja” y el Monumento Natural Isla de San Andrés.

Su primer grupo fue construido a principio de los 80 y, en la actualidad, tiene dos grupos que utilizan carbón como combustible, con una potencia de 572 y 582 megavatios respectivamente. Cuenta con un puerto para la descarga del combustible fósil, acumulando las reservas de carbón a cielo abierto, igual que las cenizas y escorias producidas en el proceso productivo. Existe un proyecto de ampliación a un tercer grupo de ciclo combinado, que utilizaría gas natural, cuya potencia sería de 800 megavatios.
En la actualidad ya es la primera industria en emisiones a la atmósfera de Andalucía y una de las mayores fábricas responsables del cambio climático de nuestro país, superando los umbrales previstos para el 2005 en 100.000 toneladas sólo en las emisiones de CO2 (EPER-Andalucía). Actualmente nuestro país supera ampliamente los límites asignados en los acuerdos de Kioto. Si la ampliación fuese realidad, esta fábrica de cambio climático vertería a la atmósfera más de 10 millones de toneladas anuales de CO2.

Al encontrarse la fábrica lindando con los espacios protegidos mencionados, supone por sí misma la mayor amenaza para su sostenibilidad y biodiversidad.
Si sumamos la presencia en el mismo polígono industrial de: cementera HOLCIM, una de las desaladoras más grandes de Europa, piscifactorías y otras empresas, se convierten en irrelevantes las figuras de protección de cada uno de estos espacios.
A lo largo de estos 25 años, la población de la zona ha visto cómo aumentan las enfermedades relacionadas con la contaminación ambiental, sin que cuenten con una evaluación, por parte de las autoridades, de los riesgos a los que están sometidos.
La única alternativa viable para esta zona y para el planeta son las políticas de reducción de consumo energético mediante concienciación de los ciudadanos y una aplicación estricta de protocolos y tecnologías que contribuyan a la reducción efectiva de emisiones y al uso de energías renovables.

Plataforma en Defensa de Agua Amarga