Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: Murielle Aufranc

 
 
 
 

Vida natural

 

Pulmones y tristeza

 

Desde hace algún tiempo nos acompaña el otoño en el Parque, una estación del año donde el frío nos acompaña como parte del ciclo anual y en la que de forma natural muchas personas relacionamos directamente con la tristeza y las preocupaciones.

Desde hace miles de años la Medicina Tradicional China (MTC) contempla una relación directa entre dichas emociones, la tristeza y las preocupaciones, y el pulmón.
La principal función del pulmón es gobernar nuestra energía vital (Qi) siendo nuestro órgano con una relación más directa con el exterior, controlando la piel y nuestra energía defensiva (Wei Qi) frente a los factores patógenos externos como son el Viento, el Calor, el Frío, la Humedad, la Sequedad y el Fuego, siendo la combinación Viento-Frío la que más nos suele afectar en el otoño.

De esta forma, un periodo prolongado de tristeza y preocupaciones repercutirá sobre el pulmón, afectará a nuestra energía defensiva, siendo más vulnerables al Viento y al Frío, combinación que tenemos en abundancia en el Parque. Todo ello repercutirá siendo más proclives a constipados de nariz (es considerada la puerta del pulmón), catarros y otros problemas derivados del pulmón, como pueden ser afecciones en la piel (dermatitis, eccemas).
En el otoño necesitamos estimular el pulmón y para ello tenemos varias alternativas: podemos practicar yoga, realizando posturas y ejercicios respiratorios específicos para ello (pranayama) al mismo tiempo que vamos a ir controlando nuestra mente, origen de muchísimas de nuestras emociones, también podemos tratarnos con acupuntura de una forma muy directa o utilizar una de las maravillas del mundo que es la Fitoterapia o tratamiento con plantas medicinales (con propiedades curativas).

La Fitoterapia es utilizada por la MTC desde sus orígenes (uno de la recopilación más antigua de plantas medicinales data del 659 a.C.) y es aplicable hoy en día a la mayor parte de las patologías teniendo especial relevancia en enfermedades crónicas. Normalmente en MTC se trata primero con Acupuntura y como complemento a dicho tratamiento se utiliza el tratamiento con plantas o, mejor dicho, con la parte de la planta con propiedades terapéuticas, también llamada Droga, nombre que muchas veces utilizamos popularmente en un sentido muy diferente (sustancia alucinógena o estupefaciente, objeto de narcotráfico).
Tanto en un tratamiento de Acupuntura como de Fitoterapia es vital un buen diagnóstico basado en los síntomas del paciente, ya que en caso de error el tratamiento podría resultar contraproducente.

El sabor que estimula el pulmón es el picante (OJO! NO tomar 10 guindillas) y frente al Viento-Frío que tenemos en estas tierras podemos tomar una planta aromática maravillosa y cada vez más conocida como es el jengibre, de sabor picante y naturaleza caliente, funcionando divinamente frente al Frío pues calienta los pulmones y disuelve las flemas o mucosidades producidas por él y por nuestra alimentación (OJO! con los lácteos).
El jengibre también estimula la mucosa bucal y gástrica, acelerando la secreción de jugo gástrico, por lo que mejorará la función de Estómago y Bazo, reduciendo la fermentación intestinal, aliviando gases intestinales, evitando náuseas y estimulando el apetito a personas convalecientes.

El jengibre se puede añadir a muchísimos platos de comida o tomándolo directamente a través de una infusión muy sencilla y terapéutica cuando estamos resfriados como la que explicamos a continuación.

INFUSIÓN DE JENGIBRE

Ingredientes:
Agua, limón, miel, jengibre

Preparación:
Colocamos en una cazo pequeñito agua (un par o tres de vasos para un par o tres de infusiones al día), un limón cortado a rodajas exprimiéndolas sobre el agua colocando después los restos dentro del agua. Colocamos también un par de cucharadas de miel y rallamos un poquito de jengibre. Lo dejamos calentar todo unos minutos y lo servimos sobre la taza utilizando un colador pequeño y… ¡listo!

Disfrutemos a conciencia esta receta y observemos nuestra actitud, intentando que sea lo más positiva, activa y afirmativa posible.
Nuestra salud lo agradecerá.

David Romera
Acupuntor PR 10706-961
Centro Sanamantra
San José
www.sanamantra.es